sábado, 15 de octubre de 2011

A mí, como a mucha gente, me gustan los pendientes, brazaletes, anillos y demás accesorios en plata.
La plata ya sea envejecida o brillante tiende a perder brillo y a ensuciarse con facilidad, el sudor y las pequeñas agresiones diarias hacen que pierdan su esplendor inicial, sobre todo aquellas piezas que se usan con mayor frecuencia como pendientes y anillos.

Una forma muy fácil de mantener nuestros accesorios ( marcos, cucharas, candelabros...) siempre en perfectas condiciones, es utilizar algo tan cotidiano y corriente como la pasta de dientes.


Para limpiar la plata de esta manera necesitas:
  • Pasta de dientes
  • Paño de algodón
  • Papel de cocina
  • Agua

En un trozo de papel de cocina colocamos un poco de pasta de dientes y frotamos bien cada una de las piezas de plata que queramos limpiar.

A continuación, limpiamos las pieza con abundante agua hasta que no quede ni rastro de pasta de dientes (si sueles usar plata labrada puedes valerte de una aguja fina para limpiar los recovecos con mucho cuidado de no rayar la pieza o no quitarle el envejedido, en caso de tenerlo).

Finalmente, se seca bien con un paño de algodón y listo.

*



Todo el proceso en fotos*

0 comentarios:

Publicar un comentario