miércoles, 20 de junio de 2012

Mermelada de "simpáticos" albaricoques

Estamos en temporada de albaricoques y es el momento ideal para hacer confituras y conservas, tanto para consumir a lo largo del año como para agasajar a los familiares y amigos.

El albaricoque tiene un gran poder antioxidante, además posee muchos minerales aunque predomina sobre todo el potasio que nos ayuda contra la retención de líquidos, ya que equilibra las sales minerales y mejora su eliminación. Tiene hierro con lo que su consumo está especialmente indicado para personas propensas a la anemia.

Van muy bien también para problemas del sistema respiratorio y afecciones de la piel, además secos (orejones) favorecen el tránsito intestinal.

El aceite de albaricoque debido a su gran cantidad de Vitamina A se utiliza para eliminar estrías y ayuda a llevar mejor el proceso de envejecimiento de la piel.

Sus hojas en infusión alivian catarros y mejoran el sistema respiratorio, si tenéis acceso a un albaricoquero cortad unas cuantas ramas, atadlas con un cordón de algodón, colgadlas al revés en lugar seco y oscuro, esperad a que estén bien secas y guardarlas en un bote para tenerlas a mano todo el año. No olvidéis lavar muy bien las hojas antes de hacer la infusión.

La receta de hoy es una mermelada de albaricoques (aprovechando que me han traído unos cuantos kilos de ellos).

Ingredientes y materiales:
  • Botes de cristal con tapa de rosca (pueden ser reciclados).
  • Paño de algodón
  • Recortes de tela y cordón para las tapas.
  • 1 kg. de albaricoques pelados y sin hueso.
  • 400 g. de azúcar.
  • El zumo de medio limón.
Preparación:

Primero herviremos los botes y sus tapas en una olla con un paño de algodón en el fondo (a fin de que los botes no se rompan) durante un rato, no menos de 10 minutos, en mi caso los dejo hervir durante una media hora. Los ponemos a secar boca abajo

En una cacerola echaremos los albaricoques, el azúcar y el zumo de limón. Cocemos hasta que la mermelada se pegue en la cuchara de madera y tome consistencia (tiene que estar espesita).

Luego rellenamos los botes justo hasta el borde y dejamos enfriar. Tapamos y hervimos 20 minutos al baño maría. Dejamos enfriar, secamos los botes y colocamos los recortes de tela sobre las tapas, ajustamos con un cordón y listo.

Recordad apuntar la fecha de elaboración y consumirla en el plazo máximo de un año.

Una mermelada estupenda para untar sobre unas tostadas, rellenar un bizcocho o decorar una tarta.

0 comentarios:

Publicar un comentario