viernes, 1 de junio de 2012

Pastel de zanahoria y coco, no apto para "fotofóbicos"

Unas semanas de inactividad y todo el mundo se pone a trabajar, se me acumulan las lecturas.

Ya empezaba a echar de menos esto de escribir, aunque conforme va llegando la época estival parece que la gente hace más vida en la calle y todo se va quedando desierto quizá a la espera de unas buenas "vacaciones" (o unas pasables :D).

Aunque yo suelo decir que tengo algo de "fotofobia" e intento esconderme de Lorenzo, por ahí hay gente (locos encantadores... XD) que a estas alturas del año empieza a pensar en ponerse morenito/a y según la cultura popular para eso no hay nada mejor que la zanahoria.

La zanahoria contiene carotenos y es sabido que una alimentación abundante en esta sustancia favorece el bronceado, no obstante más allá de todo eso la zanahoria "nos protege" la epidermis en la exposición a los rayos solares, ya que posee betacarotenos que activan la producción de melanina. También nos ayuda a tener la piel más hidratada, además de ser antioxidante y prevenir los procesos degenerativos de la piel.

Cuando era pequeña, mi abuela siempre me animaba a comer zanahorias en crudo porque decía que eran muy buenas para la vista, aunque ella no conocía a escritores como Dióscorides o Plinio que ya desde la Antigüedad Clásica ensalzaban las virtudes de esta raíz anaranjada.

Bien sea en zumos, guisada, hervida, al horno o en crudo (la manera favorita de consumirla en mi casa) tomar zanahoria sin duda mejora la calidad de vida de su consumidor.

Todo este rollo como excusa para compartir una receta muy simple de un Pastel de Zanahoria y Coco, para "patosillos" entre los fogones que no se resisten a la "magia oculta" que se cuece entre pucheros y cucharas.

Ingredientes:
  • 200 g. de coco rallado (fresco o seco)
  • 200 g. de zanahoria rallada
  • 150 g. de azúcar (en mi caso uso azúcar integral/ moreno de caña, porque es más natural que el azúcar refinado)
  • 100 g. de harina ( también integral por motivos ídem)
  • 2 cucharaditas de levadura en polvo (o un sobrecito en su defecto)
  • 3 huevos.
Modo de preparación.
  • Batimos los huevos hasta que espumen (como si fuera para hacer claras a punto de nieve, el huevo batido tiene que quedar esponjoso igual que para la masa de los Brazos de Gitano, los Troncos de Yule o el Pionono).
  • En un recipiente aparte juntamos todos los ingredientes secos: azúcar, coco, harina, levadura.
  • Añadimos los ingredientes secos al huevo y mezclamos bien, por último agregamos la zanahoria rallada y terminamos de mezclar.
  • Vertemos en un molde previamente preparado con mantequilla y harina.
  • Finalmente horneamos, previo precalentamiento, a 200º entre 30 y 40 minutos hasta que se dore, dejamos enfriar y servimos.
Este pastel de zanahoria y coco va muy bien con cacao o con té americano.

Como curiosidad  añadir que el consumo de zanahoria viene muy bien para las madres en periodo de lactancia porque ayuda a la secrección de la leche.

Hasta aquí esta entrada con receta, prometiendo para una futura entrega  una rica receta de mermelada hecha con esta sabrosa raíz naranja.


¡¡¡¡Buena merienda!!!!

Imágen extraída de Google

0 comentarios:

Publicar un comentario