domingo, 15 de julio de 2012

Pastel "bomba" de ciruelas claudias.

Me encanta usar la fruta, los vegetales, hortalizas y frutos en su temporada, bien sea para consumir frescos, elaborados o para poder almacenarlos todo el año en su momento óptimo, siempre que me sea posible.

Hace unos días mi madre me dio ciruelas como para 6 meses, eso es lo malo de la fruta que viene toda junta y en muchas ocasiones acaba estropeándose. Había ciruelas negras, rojas, verdes y ciruelas claudias (mis favoritas, me encantan)...

Las ciruelas claudias son ideales para el postre, la merienda o para un tentempié. Son como una gominola natural y además facilitan la digestión. Las ciruelas siempre se han usado como un laxante inocuo, aunque también van bien para la piel y contribuyen a mantener sanos los dientes, los huesos y los ojos.

Es un alimento rico en fósforo y potasio, también contiene fibra soluble que ayuda a contrarrestar el colesterol en sangre. Va estupendamente para problemas de anemia y es desintoxicante.

Las ciruelas claudias se venden durante todo el verano, aunque no se compren en su estado de perfecta maduración no pasa nada, pues en pocos días maduran.

No se debe abusar de esta fruta porque tiene un alto contenido en azúcar.

La receta de hoy es una de esas comidas para un " de vez en cuando" porque es como una "bomba", vamos a por la receta y luego me contáis.

Ingredientes:
  • 750 g.
  • 100 g. de mantequilla (yo usé margarina)
  • 100g. de azúcar para la masa.
  • 2 huevos.
  • Una pizca de sal (media cucharadita de café aprox.)
  • Ralladura de un limón.
  • 200 g. de harina con levadura.
  • 70 g. aprox de azúcar.
Preparación:

Lavamos bien las ciruelas, las deshuesamos y las partimos en cuartos. Las colocamos en un bol y le agregamos unos 70 g. de azúcar (la cantidad va un poco al gusto del cocinero), dejamos macerar (mínimo una hora).

En el robot de cocina (no sé hacerlo a mano) ponemos los 100 g. de azúcar y la mantequilla (o margarina), batimos hasta obtener una crema. Unimos los huevos de uno en uno, la sal, la ralladura de limón y la harina.

Cuando todo este bien mezclado en una pasta consistente engrasamos  y enharinamos un molde. Vertemos la masa en el molde preparado y colocamos sobre ella las ciruelas claudias con todo el jugo que hayan soltado, espolvoreamos con azúcar por encima y repartimos un poco de mantequilla sobre la fruta.

Cocinamos en un el horno precalentado previamente a 200º durante 60 minutos, dejamos enfriar bien y servimos.

A veces este pastel queda demasiado ácido (cosas de las ciruelas) debido a que hemos echado poco azúcar para macerar, pero no esta todo perdido podemos solucionarlo espolvoreando un poquitín de azúcar glasé por encima.

Esta receta acepta casi cualquier fruta así que con un poco de imaginación nos puede dar mucho juego.

Bon appétit!!!!

0 comentarios:

Publicar un comentario