domingo, 16 de diciembre de 2012

Potaje "express" de garbanzos y patatas

Parece que el frío y la lluvia no aflojan y siguen azotando. Menudo temporal el de estos días, pensamos que llegaba el fin del mundo antes de fecha, se borro del horizonte la línea de costa y hasta los tres edificios bajos de enfrente sucumbieron bajo la bruma espesa que llegaba del mar.

Con este clima enfurecido, aparte de no salir de casa, apetece algo calentito y con sabor a recuerdos infantiles, así que de menú contra los rigores del tiempo: potaje de garbanzos y patatas.

Ingredientes:
  • 2 zanahorias pequeñas.
  • 1 pimiento verde italiano.
  • 1/2 pimiento rojo.
  • 1 cebolla mediana.
  • 3 o 4 patatas grandes (dependiendo de lo grandes que sean).
  • 1 puerro limpio.
  • 1 ajo.
  • 1 bote de garbanzos cocidos.
  • 1 bote de champiñones laminados.
  • 1/2 vaso de vino blanco.
  • Pimentón al gusto.
  • 3 cucharadas sopera de tomate frito.
  • Aceite de oliva.
  • Sal.
Preparación:

Limpiamos todas las verduras y las picamos no demasiado finas, salvo el ajo y las patatas que los reservamos.

En una olla ponemos un poco de aceite de oliva, el ajo entero y limpio, la cebolla, los pimientos, el puerro y la zanahoria , echamos un pellizco de sal para que suden y rehogamos a fuego moderado.

Escurrimos los champiñones y los pasamos por agua (igual es manía mía pero si no los lavo me saben a lata) y se lo agregamos a las verduras, dejamos rehogar un minutito todo junto.

Le ponemos la hoja de laurel partida en dos y añadimos el pimentón, damos un par de vueltas sin que se queme, le incorporamos la salsa de tomate, removemos y vertemos medio vaso de vino, dejamos que hierva un rato para que se evapore el alcohol.

A continuación, ponemos en la olla las patatas chascadas y los garbanzos (también los paso por agua), los removemos un poco, cubrimos con caldo de verduras (o con agua y una pastillita).

Dejamos el potaje cocinarse a fuego moderado, cuando la patata casi esté rectificamos de sal y servimos calentito.

Adiós frío.

viernes, 14 de diciembre de 2012

El "giveaway" de I, Goth en mi buzón

Ayer por la mañana salí corriendo de casa, con todos mis trastos a cuestas, sin paraguas y con un temporal de esos de película de catástrofes. Cuando volví a casa venía "chof" y  calada hasta los huesos,  fui al buzón y entre la propaganda y las facturas estaba un paquete marrón de esos acolchados  que me alegró el día. Había llegado el giveaway del blog I,Goth, como el premio era sorpresa no sabía que había dentro, así que lo abrí con más ilusión.

Ahí van las fotos:




Me ha encantado todo lo que venía dentro y dado que nunca suelo tener mucha suerte, me ha hecho una grandísima ilusión ganar el sorteo. Muchas gracias Virtizia Rose y me reitero, en lo dicho ya varias veces, tienes mucha maña.

Hasta la próxima.

sábado, 8 de diciembre de 2012

Tachuelas viejas, nueva pulsera.

Siempre andan por casa tachuelas de cinturones viejos bailando por ahí, entre, botes, cajas y cajones. Por algún motivo odio tirar cosas, siempre creo esto o lo otro puede tener alguna utilidad, me pasa por ejemplo con los botes de cristal, los guardo siempre y, al final,  casi siempre acabo dándoles algún uso.

Curiosear  entre las imágenes de Google siempre sirve de inspiración, y precisamente curioseando encontré como hacer una pulsera con una botella de refresco y esas tachuelas sin uso que andan por casa. Como siempre se me olvidó guardar el sitio y simplemente guardé una foto, así que intenté reproducirlo a ciegas y este es el resultado.

Materiales:
  • La parte central (donde se coloca la etiqueta) de una botella plástica.
  • Tachuelas (las típicas de los cinturones).
  • Cinta adhesiva.
  • Pistola de cola caliente convenientemente cargada.
  • Cinta de algodón del  mismo ancho que las tachuelas (suele ser de 1cm)
  • Lápiz o cualquier tipo de marcador.
  • Regla.
  • Tijeras o cúter.
  • Alguna herramienta con la punta plana para presionar las pestañas de las tachuelas.
 
Así se hace:

Primero, hacemos un corte lateral en el cuerpo cilíndrico de la botella. En el rectángulo resultante, marcamos la medida del ancho de las tachuelas (en mi caso 1 cm) con un lápiz o similar, tiramos una linea y recortamos con cuidado siguiéndola.

 

Luego colocamos las tachuelas una a una, presionando bien las pestañas para que no se muevan (al ser reutilizadas las pestañas tienden a estar deformadas, hay que intentar enderezarlas lo más que se pueda). Al ir llegado al extremo ajustamos el tamaño para que podamos ponerla sin problemas y,  teniendo en cuenta que la última tachuela tiene que coincidir justo con la primera, ponemos cinta adhesiva para cerrar el círculo y rematamos.

 
Seguidamente, pegaremos poco a poco la cinta de algodón por la parte interior usando cola caliente (es mejor poner la cola sobre la cinta de tela porque de otro modo correremos el riesgo de que el plástico se deforme).


Y listo, ya está terminada y preparada para usarse.
 

martes, 4 de diciembre de 2012

The Black Tarot

Hace unos cuantos días, viendo una entrada que Virtizia Rose había  dedicado en su blog a las ilustraciones de una baraja de tarot, comenté que mis barajas favoritas eran las ilustradas por Luis Royo. Me comprometí a sacarles unas cuantas fotos para mostrarlas.

La baraja que he intentado sin mucha fortuna fotografiar es la llamada The Black Tarot.


 
 
 Mis habilidades fotográficas son más bien nulas y no tienen muchos visos de que vayan a mejorar ni próximamente, ni en el futuro. Así que un poco avergonzada y reconociendo mis múltiples limitaciones he tirado de Google (soy una mujer con muchos recursos como se puede ver :-S) para complementar un poco  el asunto, aunque he de decir que no he encontrado imágenes que realmente le hagan justicia, ya que en ninguna se aprecian los pequeños detalles de los que está colmada.
 

 

 

 
 
Hasta el reverso es precioso, da gusto hacer tiradas con barajas como esta.