sábado, 26 de enero de 2013

Dark Life XXL: Guía breve para una "chica plus" novata

Últimamente no estoy muy activa en el blog y es que intento olvidarme del mundo haciendo punto,  sin embargo esta mañana me encontré con una iniciativa interesante de Madame Macabre. La iniciativa en sí consiste en hacer un directorio con tiendas que o bien sean especializadas en ropa plus o bien tengan una sección de ropa plus  de estilo "oscuro" (por englobar un poco todo), echad un vistazo a la entrada aquí.

Al leer la  entrada me he dado cuenta de que muchas chicas que tienen el mismo problema que yo en cuanto ropa, no saben muy bien por donde tirar. Siempre me encuentro más o menos con las mismas quejas cuando nos juntamos unas cuantas que no tenemos una talla estándar. Por la cabeza se nos pasan cosas como: ¿Dónde puedo comprar? Nada me pasa del muslo, la cremallera no cierra, los corsés son minis, los pantalones no me sientan, las camisetas parecen un mantel para mesas camilla, ¿si no tengo una talla cuarenta no me puedo poner una minifalda? ¿Por qué no hacen botas de caña ancha un "poquitin especiales"?....

Una cuestión fundamental que se me pasa mucho por la cabeza y en la que no sé si más gente coincide: ¿Por qué de unos años a esta parte todo lo que está destinado a mujeres plus en tiendas especializadas tiene que ser estampado o de colorines?.

A todo esto se le unen muchas más dudas y comentarios, pero como resumen estaría bien.

Desde pequeña siempre he tenido una talla "no estándar" y de hecho me he pasado la mayor parte de mi vida a dieta, el peso siempre ha sido ese lastre que arrastré durante la adolescencia y que de mayor he ido aceptando (a veces mejor y a veces peor, todo hay que decirlo). Aunque suene a tópico la talla no debería ser la vara por la que se mide a una persona (aunque suele serlo para vergüenza y escarnio del género humano). De por sí es complicado sentirte bien con las compras de ropa teniendo una talla grande, si a eso le añadimos que nos gusta un estilo alternativo de ropa ¡Apaga y vámonos!

Aquí van unos cuantos consejos generales para compradoras "dark plus sizes" que se estén iniciando.

Fundamental: PACIENCIA, NO DESESPEREMOS.

Probablemente no encontrarás de inicio todo lo que te gustaría tener ni en tu talla, ni en un precio que no te resulte "abusivo", ten siempre en cuenta que la ropa alternativa suele ser cara, además (y aunque no es justo) la ropa plus suele ser más cara.

Selecciona muy bien que quieres comprar, siempre teniendo en cuenta la forma de tu cuerpo e intentando dejar a un lado los complejos, no obstante si sabes que hay una pieza que te encanta pero que sabes que no te sentirías cómoda llevándola no te engañes a ti misma y no gastes el dinero para que se pudra en el armario, no merece la pena.

Hazte con un buen armario de básicos de tiendas "normales". Camisetas básicas, pantalones, faldas, etc.  Las típicas cosas que con cuatro tonterías te sacan de un apuro.

Tira siempre de tus propios conocimientos, sé una mujer con recursos. La mayoría de las prendas básicas plus son sosas, aburridas y hasta feúchas pero con una puntilla por aquí, un broche por allá, un poco de tul, unos imperdibles, una pasamanería, cuatro tachuelas o una tijera puedes hacer cosas muy chulas y muy personales. Si no sabes coser, puedes saber pintar o hacer cualquier otra cosa, y si las manualidades no son lo tuyo  no pasa nada en el mercado hay una cantidad de cosas impresionantes para hacer sencillas modificaciones que cambian una prenda.

Nunca dejes ninguna tienda sin mirar aunque creas que no van a tener nada, a veces te llevas sorpresas .

Busca una buena tienda de arreglos de costura, hacen milagros.

Ábrete al mundo del complemento, medias, bisutería, bolsos, pañuelos, cinturones (sí cinturones)...
Otra cosa, aunque en una tienda "estándar" de moda alternativa no podamos comprar gran cosa, siempre podemos comprar bolsos, zapatos, complementos.

Si una marca te funciona sé fiel, de eso modo no te llevarás sorpresas desagradables.

El mundo Internet ofrece muchas posibilidades para las chicas plus, tanto para coger ideas como para comprar. Al principio las compras por la red dan un poco de vértigo, pero en cuanto te acostumbres será un aliado estupendo.

Mi experiencia es que tendemos a circunscribirnos a España por aquello de los gastos de envío, los precios y esas cosas, pero al final suele ser un mercado bastante limitado y decepcionante.

Cosas básicas para iniciarse en las compras plus en la red:

Hazte con un Paypal desde ya, evitarás sorpresas, podrás comprar en casi todas las tiendas virtuales y podrás elevar quejas en caso de que tengas cualquier problema.

Si no te manejas muy bien con el inglés, es hora de aprender, aunque sean los rudimentos básicos (siempre podrás tirar de traductor en linea para un apuro, pero no te fíes mucho de sus traducciones).

Comprueba siempre los tallajes, porque no sólo varían de un país a otro sino también de una marca a otra.

Cruza el charco sin miedo. Tendemos a hacer compras en Inglaterra y Alemania porque son las que más productos alternativos tienes en tallas plus, pero Estados Unidos es una fuente inagotable de sorpresas, eso sí no esperes que sea barato. Aunque el producto resulte más económico (cada vez menos con esto de la crisis) los precios de los portes internacionales suelen encarecerlo. No obstante, por lo general el precio sólo resulta ligeramente más elevado que en una tienda especializada en España.

Siempre nos quedará Ebay.

Evidentemente, consulta los términos del servicio SIEMPRE (sobre todo lo que tiene que ver con el envío y los costes de manipulación, además de los términos legales) antes de lanzarte a comprar.

Asegurarse siempre de cuanto nos va a costar. Usa un conversor de moneda (al final con la práctica se acaba calculando de cabeza con un margen de error muy pequeño)

Vigila bien las compras en países asiáticos (nunca he tenido problemas, pero conozco a gente que sí), tanto con tallas, como con envíos e incluso aranceles, etc.

Las tallas asiáticas suelen vestir más pequeño que las europeas y las americanas algo más grandes, así que de nuevo comprueba bien los tallajes y aprende a calcular las tallas en pulgadas (ayúdate de los conversores en la red si no estás muy ducha en el asunto).

 En cuanto a zapatos, New Rock y Demonia son dos marcas que recomendaría para tallas grandes, ya que sus botas calzan holgado y se pueden regular, No obstante si tenéis la pierna demasiado gruesa tirar por la opción zapato o botín. Las botas acordonadas suelen ir bastante bien para chicas con piernas anchas, aunque no así las botas de estilo militar cuya caña suele ser bastante rígida. Y lo de siempre nunca compréis botas ni zapatos por Internet si no estáis seguras de que os entran.

Los creppers le sientan genial a la gente grande (y mira que no me gustaban nada, pero si tienes la pierna ancha quedan muy bien).

Entra en cada zapatería que te encuentres por la calle, siempre acabarás encontrando algo que se adapte a tus gustos.

Evita tacones finos, sobre todo si tienes que andar, llevarlos muchas horas o estar de pie.

Ya para acabar, sobre todo sé tu misma, siéntete cómoda y no dejes de ponerte algo que te gustan por el que dirán o porque te dicen que eso no es para ti.

Seguro que me dejo un montón de cosas en el tintero, se admiten sugerencias para ampliar.


Imagen extraída de Google

miércoles, 9 de enero de 2013

Una receta y mil excusas: Flan de infusión de menta

Hace casi un mes que tengo el blog un poco abandonado, y es que, a veces, por las "obligaciones" diarias y ,otras, por  la desgana o la necesidad de apagar el ordenador y dedicarse a los amigos, la familia, a uno mismo o simplemente a "desintoxicarse" del "mundo moderno", se va dejando un poco de lado la esfera virtual.

En este mes me he hecho más vieja, ha cambiado el año, hemos hecho "obras", por poco no salimos ardiendo, hemos comido y cocinado, salido casi nadando de casa, ha aumentado la familia, hemos echado de menos a los que ya no están, sobrevivido a otro "fin del mundo", hemos celebrado el "renacimiento" del sol e intercambiado regalos, sobre todo hemos disfrutado...cuantas cosas pasan en tan poco tiempo casi sin darnos cuenta.

Así que tras el abandono momentáneo voy a empezar poco a poco, para no agobiarme demasiado pronto. Primera receta del año: Flan de infusión de menta.

Originariamente, esta receta se hacía con té rojo, pero la primera vez que lo hice no quedaba en casa así que usé menta y nos pareció tan curioso el regusto fresco que dejaba al final que se convirtió en un postre habitual.

Para esta receta podemos usar bolsitas de menta poleo, aunque yo usé un puñadito de hojas de menta que secamos en su temporada (cuiadadín con esta planta que consumimos a lo loco y que puede ser tóxica en grandes cantidades y para personas con cierto tipo de afecciones, sobre todo para aquellas con problemas hepáticos).

Ingredientes:
  • 250 ml. de leche.
  • Unas cuantas bolsitas (4 o 5) de menta poleo (o un puñado de menta seca).
  • 2 huevos.
  • 50 g. de azúcar.
  • Caramelo para el molde (a mi me gusta hacerlo en casa caramelizando azúcar en una sartén porque el de bote es demasiado dulce para mi gusto).
Preparación:

Calentamos la leche e infusionamos la menta poleo (si se hace con menta seca, esperar a que la leche esté templada añadir las hojas y dejarlas hasta que la leche rompa a hervir). Cuando esté lista la infusión la colamos y  reservamos.

Por otro lado, mezclamos el azúcar con los huevos en un bol. Añadimos esta mezcla a la leche y vertemos en unos moldes individuales que previamente habremos caramelizado.

Se hornean al baño maría en el horno a 180º hasta que estén cuajados (el tiempo depende del horno y de lo grandes que sean los moldes, así que comprobamos que estén bien cuajados pinchándolos con un palillo, si el sale limpio están listos).

Se dejan enfriar, se desmoldan y a comer.

Una preparación muy sencilla, muy liguera y con un toque refrescante, para el postre o la merienda.