miércoles, 6 de marzo de 2013

Una comida express: Salteado de brécol y tallarines

Cada vez que paso por delante de una frutería y veo una de esas cestas repletas de brécol no puedo evitar entrar, me llama desde dentro, "estoy aquí, estoy aquí" me grita y no me puedo resistir, entro y me lo compro.

El brécol es una de esas verduras cuyos beneficios son tantos que si tuviera que escribir una lista la entrada se haría interminable. Esta crucífera está formada casi en su mayoría por agua y su valor calórico es bajísimo, este hecho unido a su alto contenido en fibra y potasio y sus bajos niveles de sodio hacen que sea la verdura ideal para dietas de adelgazamiento (o para las comidas de diario, que no hace falta estar a dieta), para los menús de cualquier aquejado de hipertensión o para las personas que retengan líquidos. Es muy recomendable, también, para las futuras mamás por ser rico en ácido fólico, además ayuda a la absorción de algunos aminoácidos y nutrientes (como el hierro).

En casa intento ponerlo siempre que puedo, aunque a veces me ponen caras y hay enfurruñes, pero...

Cuando no tengo demasiado tiempo hago esta receta, dejo los tallarines cocidos y refrescados con anterioridad y luego elaboro en 10 o 15 minutos la comida, así que me saca siempre de apuros.

Ingredientes (para 2 personas):
  • Tallarines cocidos
  • 1 pimiento italiano grande
  • 1 cebolla dulce hermosa
  • 1 puerro
  • 2 zanahorias
  • 1 brécol
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • Aceite de semillas (o de oliva, aunque éste es mejor que sea suave para que no le dé un sabor tan fuerte)
  • Pimienta negra
Preparación:

Limpiar, lavar y cortar en tiras todas las verduras salvo el brécol, éste lo despiezaremos en ramitas no muy grandes, lavaremos y lo dejaremos escurrir.

En un wok (también puede ser una sartén aunque las verduras no quedarán igual) salteamos las verduras laminadas con un poco de aceite y pimienta negra, cuando estén hechas a nuestro gusto se le añade el brécol y se le da un par de vueltas (el brécol siempre al dente, si se hace demasiado no sabe tan bien y pierde muchos nutrientes).

 A continuación agregamos los tallarines y dos cucharadas de salsa de soja (no añadiremos sal porque la salsa de soja ya es lo suficientemente salada), removemos y al plato.

Hay que servirlo muy caliente y consumirlo al momento.

Se puede hacer con cualquier cosa (alcachofas, setas, tofu,calabacín, judías, pollo, habitas, calabaza...).

Cocina rápida y sana para un apuro, mejor que calentar cualquier plato cocinado en el microondas.

0 comentarios:

Publicar un comentario